Comidas o cenas de empresa, ¿cuál es la mejor opción?

Imagen destacada de un blog para elegir comidas o cenas de empresa

Se acerca un ambiente festivo típico de la navidad, donde las celebraciones se vuelven el centro de nuestra vida social. Reencuentros con amigos, familia que vive lejos y vuelve a casa, quedadas para comprar regalos, etc.

También se vuelven más comunes las fiestas celebradas por parte de las empresas con el objetivo de fomentar un ambiente más cercano y premiar, de alguna forma, a sus empleados.

Una de las decisiones más cruciales es elegir entre una comida o una cena. Pero, ¿cuál es la mejor opción?

En este artículo exploraremos las características de ambas… ¡Comencemos!

Comida de navidad: Una celebración de alta tensión

Las comidas de empresa son la opción más común, y por buenas razones. En primer lugar, se extienden desde el mediodía hasta bien entrada la noche, brindando más tiempo para disfrutar de la experiencia y compartir momentos únicos con tus compañeros de trabajo, una oportunidad que rara vez se presenta en el día a día laboral.

Este formato permite a los asistentes relajarse y contribuye a crear un ambiente agradable y festivo.

Además, su propuesta gastronómica es una de sus fortalezas más destacadas. Ofrecen platos sustanciosos y elaborados, con un menú que incluye varios pasos, permitiendo a los comensales saborear una amplia gama de deliciosos productos.

Las cenas nocturnas ¿Conllevan fiesta?

Si deseas transformar tu encuentro laboral en una animada celebración privada, ¡la cena de empresa es la elección perfecta!

Destaca por su ambiente nocturno festivo, convirtiendo cualquier reunión en una fiesta memorable. Aunque el tiempo es más limitado que en las comidas, ya que por lo general no se extiende hasta altas horas de la madrugada, los invitados están más dispuestos a disfrutar, se muestran más relajados y tienen una mayor disposición para divertirse.

El menú de la cena se distingue por su ligereza y sabor, permitiendo a los comensales deleitarse en la comida sin sentirse demasiado saciados.

Conclusión

En definitiva, sea cual sea tu opción elegida, va a hacer un éxito asegurado. Ambas opciones son perfectas, ya que ayudan a aumentar la motivación y la productividad del equipo gracias a que se crean conexiones que el frenético día a día no permite.

Descubre todas las opciones que desde La Taberna de La Monarca te ofrecemos para que tu evento se convierta en una fecha inolvidable.